martes, 5 de mayo de 2015

Divagación

Siempre pensé que los lunares se llamaban así porque son como cráteres en la piel humana. Quizás, quién sabe.
Digo esto para dar a entender que soy una persona que divaga demasiado; de aquellas mujeres que en vez de mirarse al espejo, prefieren quedarse sentadas pensando.
Gracias a esto he podido formar mi propia opinión sobre muchas cosas, y eso es genial ya que me
formo a mí misma, soy un alguien auténtico aunque no necesariamente original.
Tengo mi propia opinión sobre quién salió primero (el huevo o la gallina) o sobre si el vaso está medio lleno o medio vacío, aunque quizás no logre entender la relatividad del tiempo o las fórmulas de 3er grado.
Intento descifrar el porqué del significado de las palabras por mera especulación lingüística, sin conocer sus etimologías. Siempre lo hice, por lo cual en Enseñanza Básica, cuando recién pasábamos las palabras compuestas, yo ya había jugueteado con paraguas y portafolios.
Cuando una palabra me gusta, suelo repetirla infinidad de veces, y me gusta usarla en mis escritos, aunque mi vocabulario sea bastante común (una vez dije que estaba demacrada, y nadie me entendió).
A veces digo inocuo cuando intento decir inicuo, o viceversa.
Prefiero escribir "entre otros" que "etcétera", porque me da nervios ver la t y la c juntas en una palabra que, además, lleva tilde.
Odio cuando le dicen acento a la tilde, por cierto.
No sé qué estoy escribiendo, quizás estoy demasiado necesitada de expresar algo sin saber qué; quizás estoy recurriendo al sucio truco de la procrastinación. Quizás intento liberarme de algo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario