viernes, 23 de octubre de 2015

Cap. 3: La primera despedida

Venus...
- Lindo nombre... peculiar... galáctico...
- No hace falta que digas nada.

Bajé la mirada. ¿Por qué estaba yo allí? ¿Por qué no resistí mis impulsos?

- Y... ¿Qué haces aquí en el parque?- Simplemente, no podía contenerme.

Ella, Venus, no quiso responderme. Se pasó una mano por el pelo y luego se la llevó al cuello. Estuvo unos segundos manoseando una piedrecilla grisácea que pendía de una cadena plateada.
De pronto, levantó sus ojos y me escrutó.

- Diego, ¿qué haces tú aquí?

Me tomó por sorpresa la agresividad de su voz al preguntar, la intensidad de su mirada y el ligero temblor de sus labios.

- ¿Por... por qué la pregunta?

No supo responder. Calló por unos segundos y luego meneó la cabeza, negando.

- Tú igual me lo has preguntado.
- No tenía nada que hacer... quise salir.
- A tomar aire, ¿no?
- A leer.

Se soltó el collar y puso las manos sobre sus piernas, moviendo ligeramente los dedos, como acariciando sus rodillas.

- Yo me sentía asfixiada. Quise escapar.
- ¿Escapar de qué?- solté.
- De todo. De todos.

Tardé un minuto en reaccionar.

- He hecho mal en hablarte... ¿es así?

Pero ella no respondió mi pregunta, sino que me hizo otra. Me recordaba un poco al Principito.

- ¿Por qué te acercaste?

Cuando la miré, creí percibir algo extraño en su mirada. Algo que no supe distinguir en el momento.

- Venus, yo... no sé. Solo quise...
- Está bien...

Se levantó.

- Debo irme, Diego.

Se dio media vuelta para marcharse. Pero no podía dejarla ir así. La tomé del brazo y la obligué a que volviera a mirarme.

- Venus, ¿nos volveremos a ver?

Ella presionó los labios.

- ¿Nos volveremos  ver? No podemos dejar esto...
- ¿Esto? ¿Qué es esto?-espetó.

Me encogí de hombros, exasperado.

-Qué se yo...

Sonrió.

- Hasta... algún día.

Y se marchó.

La vi alejarse, y decidí volver a mi casa porque ya no tenía sentido permanecer allí. Tomé mis cosas, y de camino, analizando la situación, pensé en el destello de los ojos de Venus. Y ahora, que no estaba en medio de una situación azarosa, creí distinguir su significado.

Esperanza. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario