domingo, 10 de julio de 2016

El hembrismo

Quiero aclarar que sí, soy feminista, y pienso tratar mucho este tema porque la gente (tanto hombres como mujeres) tiene ideas equivocadas y prejuicios alrededor de este tema. Y yo puedo contribuir con un granito de arena.
Hoy quiero hablar del hembrismo.

Hoy quiero ser deductiva y partir por lo general: el hembrismo no existe.

Ya, luego de esa frase explosiva quiero aclarar que el hembrismo sí existe, pero no como la gente cree. Por lo general, se tiene la idea de que el hembrismo es lo equivalente al machismo pero en versión mujer, es decir, que se ponga a la mujer por sobre al hombre. Pero esto es francamente ridículo: no existen sociedades matriarcales, no hay derechos especiales para las mujeres (la discriminación positiva es otro tema que hay que aclarar), no existen ideologías de opresión a los hombres, que sostengan que estos son inferiores a las mujeres, no existen sistemas económicos basados en la los meses gratis que trabajan los hombres (porque a los hombres se les paga todas sus horas de trabajo, a diferencia de la mujer), porque la mujer es un objeto decorativo, sexual, y el hombre es el culto, el que sustenta los hogares y busca el éxito.

En fin, que en ninguna oficialidad el hombre es inferior a la mujer.

Y entonces, ¿qué es el hembrismo?
Es lo complementario al machismo.

En tanto que el machismo se relaciona con el macho y su actitud dominadora, el hembrismo se relaciona con la hembra y su actitud de dominada.

Por tanto, ser hembrista es avalar el machismo.

Por favor, denuncien a Wikipedia y su falsa información. La palabra ni siquiera está en la RAE. Pero si prestan un mínimo de atención a la etimología...

No es necesario alargar el tema, está claro. Si escuchan a una mujer generalizar mal sobre los hombres no es hembrista: es intolerante.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada